Truquitos para que el tiempo en el curro se te pase volando

Hay una razón por la que lo llaman «trabajo» ¿verdad? Hay días en los que parece que los relojes de todo el edificio se han detenido. ¿Cómo puedes superar el bajón y lograr que el tiempo pase volando? Si consigues desarrollar una rutina adecuada, tanto en el trabajo como en casa, tendrás todos los minutos de tu parte.

Toma un desayuno saludable. 

A veces, no es que el trabajo sea horrible o demasiado lento, sino que tan solo no logras concentrarte en él. Para asegurarte de comenzar el día con energía y hacer que cada segundo cuente, comienza con un desayuno saludable. Olvida los dulces que solo te harán sentir un bajón de azúcar antes del mediodía y prefiere algo rico en proteínas, como huevos, carnes magras y pan integral. La mañana pasará mucho más rápido si te sientes con más energía.

  • También trata de no consumir demasiada cafeína. Está bien tomar una taza de café por la mañana, pero si te tomas tres terminarás arrepintiéndote más tarde o cuando llegue la noche. Y la falta de sueño es una manera segura de hacer que el día laboral pase muchísimo más lento.

Asegúrate de que tu lugar de trabajo sea ergonómico.

Si trabajas sentado toda la jornada, el día pasará mucho más lento si sientes dolor físico mientras estás sentado frente al ordenador. Cuanto más cómodo estés, mejor te sentirás, serás más productivo y no sentirás deseos de decirle a tu jefe que te vas a casa. Cuando el cuerpo está feliz, la mente también lo está.

  • Trata de sentarte derechx y mantener el ordenador a una altura adecuada para tus brazos y muñecas. Solo con eso habrás ganado la mitad de la batalla.

Sé sociable.

Puede que haya una gran razón por la que el tiempo pasa tan lento: que no tengas colegas con quienes compartir. Las personas son seres naturalmente sociables, y a veces es necesario intercambiar una que otra palabra con aquellos que te rodean para que el tiempo pase más rápido, para mejorar tu estado de ánimo y para tener esa dosis extra de energía que necesitas para hacer tu trabajo con mayor rapidez. Nadie puede discutir eso, ni siquiera tu jefe.

  • ¿Aún no estás convencido de que todo lo anterior vale la pena? Algunos estudios recientes han demostrado que las personas que tienen lazos de amistad con sus compañeros de trabajo, viven más tiempo. La verdad es que las personas más felices y relajadas (y los compañeros de trabajo cumplen un rol determinante en esto) en general, son más saludables. Así es que si no te animas a reírte del chiste de ‘Nacho’ solo por ser buen compañero, al menos hazlo por tu salud.

Piensa en algunos rituales que puedas incluir en tu jornada.

El trabajo solo por el afán de trabajar es una fórmula para el desastre. En poco tiempo te sentirás completamente estresado y los meses te parecerán años. Todos necesitamos algunos momentos durante el día ante los cuales sentir expectación, o al menos para variar un poco. Puede ser algo tan sencillo como tomar una taza de té a las 3 pm o dar una vuelta alrededor del edificio a las 11 am.

  • Desarrolla algunas técnicas para aliviar el estrés. No solo son excelentes para la salud física, sino también para la salud mental; verás que tu ánimo mejora, te sentirás relajadx, el tiempo pasará más rápido y al final tu trabajo te desagradará un poco menos. Solo asegúrate de realizar rutinas positivas, no hablar mal de tus colegas o llenarte de alimentos azucarados.