Las mejores excusas de un llegatardista

Para ser un buen tardón no basta con hacerlo, detrás tiene que haber un guión bien estudiado que siempre deje boquiabierto a quien te está esperando. Por eso vamos a ayudarte con algunas ideas para que tu fuente de excusas nunca se agote y puedas mantener mucho tiempo más tu tan trabajada reputación.

Me he dormido

Un clásico que aunque ha sido muy utilizado nunca pierde ni una pizca de autenticidad. Es algo real que le puede pasar a cualquiera y fíjate tú que hoy has sido víctima de un sueño profundo nivel narcolepsia que te ha impedido llegar a tiempo a tu cita.

Soy un mártir (para los de la logse ‘un pobre desgraciado’)

Llegas tarde contando muy enfadado y alterado alguna discusión con tu novia/pareja/familia o incluso te enfadas con quien te está esperando y le echas la culpa de tu demora. El truco infalible es soltar tantas palabras por segundo que no les de tiempo ni a enfadarse porque viéndote así les generarás un poquito de compasión y oye, aquí como si no hubiera pasado nada.

He perdido las llaves

Esta excusa es más vieja que la tos pero alabada sea porque las benditas llaves nos salvarán siempre la vida. Es obvio que no te puedes marchar de casa sin ellas y que además, si tienes el detalle de decirlo antes de llegar tarde, generas un clima de confianza dentro de la mentira convirtiéndote en una buena persona y dejando en un segundo plano tu llegatardismo.

Se me ha ido el bus en toda la cara

Ese conductor de autobús que todos sabemos que es hijo de Eragon y que debería haber nacido en el infierno y no en la tierra, y al vernos llegar con el hígado fuera, nos lanza una mirada malvada y nos deja más tirados que una colilla. De ti depende la emoción que le quieras dar al asunto y hacerlo más interesane para que, además de distraer la atención de tu retraso en la cita, seas el maestro de ceremonia y todas las miradas sean de admiración.

Mis padres tal y cual

La cuestión es siempre meterle la culpa a otra persona. Sobretodo si son tus padres, que pueden pedirte mil cosas: que recojas tu habitación antes de salir, que les ayudes a subir la compra, que saques a pasear al perro, etc. Pero es que tenemos amigos que cada vez que llegan tarde es porque en casa les han pedido (casualmente en el último minuto) que hicieran algo de forma súper urgente. ¿Otra vez? ¿Really?

Surrealismo puro y duro

Estas ya son de LOL máximo. Para justificar 20 minutos de retraso puedes inventarte movidas dignas de un guión de Hollywood en el que pueden aparecer la serpiente de tu vecino, un apagón en tu casa o un aviso de bomba. Imaginación al poder!

Pero un consejo te vamos a dar, si llegas tarde con frecuencia, podría ser bueno comprar un nuevo reloj y aquí tienes los modelos Neotime para salvarte la vida y que no tengas que recurrir siempre a la mentira, piensa que algún día puedes ser tú el que esté esperando a alguien y te la metan doblada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *